Villandás Rural

Os damos una cálida bienvenida a este tranquilo pueblo en la montaña asturiana.

Villandás está enclavado en un paraje natural de gran belleza y totalmente apartado de las rutas turísticas convencionales, conservando así todo su encanto y autenticidad.

De nosotros dicen muchas cosas buenas, y nos sentimos orgullosos de ello. Nos encanta este lugar y queremos compartirlo contigo.

Aquí podrás disfrutar de nuestros amplios jardines, explorar el huerto o simplemente relajarte con un libro en una de nuestras dos casas.

Es un lugar para descansar y renovarse donde la paz y el silencio forman parte de la vida cotidiana. Respetamos nuestro entorno y usamos materiales naturales y ecológicos: madera, piedra, cal, lino, algodón…

Las dos casas disponen de espacios independientes en el exterior que no tendrás que compartir.

Una pizca de nosotros

Me enamoré de los maravillosos jardines ingleses y a nuestra vuelta empezamos a plantar uno pequeño… y ya no pudimos parar. Lo que antes era un prado es ahora un jardín y un huerto que nos da comida.

Me encanta ver como los pequeños arbolitos que plantamos van creciendo y como las flores atraen pájaros, mariposas, abejas.

Carmen

Lo que dice Laura:

Casa Magnolia ha sido increíble, incluso mejor que en las fotografías. La casa es preciosa, cuidada al máximo, llena de bonitos detalles, muy buena iluminación y aislamiento del exterior, los ventanales enormes a las montañas…en fin la casa tiene esa calidez que te hace sentir como en casa. Luego está el maravilloso jardín para disfrutar después de las excursiones del día tomando una cervecita fresquita…
Al mismo nivel que la casa está el trato con Carmen y Jason que son encantadores, hasta se llevaron a nuestra hija de paseo. Los habitantes del pueblo son majísimos, especialmente los que viven enfrente.
Nos teníamos que ir pero nos habríamos quedado mucho más tiempo. COMPLETAMENTE RECOMENDABLE. Tuvimos mucha suerte de poder vivir allí una inolvidable semana. Gracias!